martes, 24 de diciembre de 2019

Canção , CECILIA MEIRELES

Pus o meu sonho num navio
e o navio em cima do mar;
– depois, abri o mar com as mãos,
para o meu sonho naufragar.
 
Minhas mãos ainda estão molhadas
do azul das ondas entreabertas,
e a cor que escorre de meus dedos
colore as areias desertas.
 
O vento vem vindo de longe,
a noite se curva de frio;
debaixo da água vai morrendo
meu sonho, dentro de um navio… 
 
 
Chorarei quanto for preciso,
para fazer com que o mar cresça,
e meu navio chegue ao fundo
e meu sonho desapareça. 
 
Depois, tudo estará perfeito;
praia lisa, águas ordenadas,
meus olhos secos como pedras
e as minhas duas mãos quebradas. 
 
&&&&&

Canción 
Puse un sueño en un navío,
y el navío sobre el mar;
abrí el mar con mis dos manos
y lo hice naufragar.

Tengo las manos mojadas
de azul y olas entreabiertas;
color fluye de mis dedos
tiñe arenas desïertas.

El viento vino de lejos,
la noche, curva de frío;
bajo el agua va muriendo
mi sueño, y en su navío…

Lloraré lo necesario
para hacer la mar crecer,
el navío se irá al fondo,
sueño, a desaparecer…

Luego ya, todo perfecto:
playa lisa, lisas aguas.
Ojos secos como piedras,
y mis dos manos quebradas.

jueves, 19 de diciembre de 2019

Gracias

A mi seguidor de Brasil que me sigue constantemente, pues el maps acusa tu ubicación, miles de gracias.Ya escribiré.para ti.Maria.

jueves, 3 de octubre de 2019

EFRAIN BARQUERO , MIMBRE Y POESÍA


Mimbrero, sentémonos aquí en la calle,
y armemos con tus hilos blancos y con mis hilos azules
los esenciales artefactos de uso diario:
La paz, la mesa, la poesía, la cuna,
el canasto para el pan, la voz para el amor.
Armemos juntos las cosas más esenciales y más simples,
más hermosas y útiles, más verdaderas y económicas,
para cualquiera que pase nos comprenda y nos lleve.
Nos ame, y se pueda servir de nosotros. Nos necesite,
y podamos alegrarlo sin ninguna condición.
Tú armaras el canasto que la lavandera
necesita para sembrar la camisa más blanca,
y yo armaré una canción con olor a jabón y a pureza
para que ella junto al río halle más dulce su trabajo.
Tú tejerás la maleta para que el minero regrese,
para que los novios se casen, para que el hijo pobre
vaya a la ciudad a conquistar un oficio.
Y yo tejeré con los hilos más férreos de mi poesía
el descanso más digno, el amor más profundo, la esperanza más grande,
para que el obrero mire confiado su casa
y no parta el pan con recelo y a oscuras,
para que los recién casados puedan anidar todos los pájaros
y no tengan que apartarse por una gota de agua,
para que el hijo menor halle la herramienta en su sitio
y no tenga que volverse porque otros la escondieron.
Mimbrero, hermano mío, que es bello nuestro oficio
cuando a ti te encargan una cuna y a mí una esperanza,
cuando a ti te piden una mesa, un velador, un canasto,
y a mí un arma que defienda ese amoblado tan simple.
Que es bella la jornada cuando tocamos con el mimbre o las canciones
la forma desnuda de la vida: su cintura de trigo,
sus senos llenos de luna, su vientre cubierto de musgo,
sus muslos como ríos, sus brazos como ramas,
sus ojos como un camino en paz bajo la noche.
Que es bello nuestro oficio cuando tentamos ese cuerpo
y yo le pongo el nombre más dulce del amor,
y con mi verbo le digo: levántate, eres libre,
labora en paz, procrea primaveras y veranos,
y lega a toda la tierra tu apellido.
Y tú, oh mimbrero hermano, le vas tejiendo
todos los artefactos que ella necesita
para repartir el pan entre sus hijos:
canastos para almacenar la nieve y la salud,
pequeños cestos para guardar el polen y semillas
de una primavera a otra, cunas para continuar
el sol fecundo, maletas para traer la lluvia,
mesas para que las hojas caigan y vuelvan a ser verdes,
y sillas para descansar delante de la paz ganada.



domingo, 14 de julio de 2019

A mi.hijo Rudyand Kipling



Hijo mío;
si quieres amarme, bien puedes hacerlo, tu cariño es oro que nunca desdeño.
Más quiero que sepas que nada me debes, soy ahora el padre, tengo los deberes.
Nunca en la alegría de verte contento, he trazado signos de tanto por ciento.
Mas ahora, mi niño, quisiera avisarte, mi agente viajero llegara a cobrarte.
Presentará un cheque de cien mil afanes, será un hijo tuyo, gota de tu sangre.
Y entonces,mi niño, como un hombre honrado, en tu propio hijo deberás pagarme.


jueves, 27 de junio de 2019

Divagando, este próximo eclipse solar

Me llama mucho la atención que a pesar de siglos de evolución, el ser humano en su esencia sigue siendo el mismo.

 Cambian los nombres  de sus dioses pero no sus temores.

Se nos acerca la fecha del esperado eclipse solar para la industria turística .

" Lanantu ", o muerte del sol es observado de la misma forma (  hace mil años ) por nuestros pueblos originarios  que por el turista que observará el fenómemo desde un avión en ruta.

El fenómeno del 2 de julio   provocará las mismas emociones y temores que hace mil años.

" Lanantu" nos anuncia la muerte de un cacique respetado y querido , y quizás sea el inicio de un cambio para algunos.

Maria